feed

lunes, 28 de octubre de 2019

Lo que nunca sucedió


Atesora estas palabras
para cuando la ausencia duela;
cuando la nostalgia
deje establecido
su universo de astros
y mojadas estrellas.

Cuando se desaceleren
los caminos de la vida,
y sentada en la única piedra
que construiste,
veas que se van
y no los puedes seguir ya;
atisba el horizonte oscurecido
y siente el eco callado
de la promesa;
que incumplida aún palpita,
cual la luz de lejanos soles
que nuestros ojos
llenos de gracia contemplan;
pero que hace mucho
desaparecieron.

Te envío todo mi amor
en esta frase;
y aun, cuando el tiempo pase,
y borre cada palabra de la faz de la tierra,
será omnipresente 

en cada rincón del planeta;
como la espera también sueña,
lo que nunca sucedió.

Hasta que volvamos a estar juntos, amor;
hasta ese momento
en que la eternidad acabe,
recuerda que así yo ya no exista,
seguirá bogando mi amor en la tristeza,
repitiéndose en cada sonrisa
que se ilumine de ilusión.
Seguirá el amor, amor,
sin cuerpo, sin contenido, sin existencia,
esperando infinitamente por "vos".

Volveré a casa contigo, amor;
así no hayamos tenido nunca un hogar,
ni haya sabido jamás
de tu suave calor;
porque, también se extraña
el sueño que acariciándolo
se esfumó;
también se extraña
lo que deseamos con el alma
y nunca sucedió.

1 comentario:

Mª Carmen dijo...

Haya sucedido o no, tus versos me han encantado. Besitos.