feed

sábado, 16 de septiembre de 2017

El Inelegible



En medio del tráfico

y la premura por llegar

hay un espacio entre los segundos

para recordar la bondad de tu mirar.

Yo sé que nunca tu sonrisa, me sonreirá;

pero es hermoso ver cómo el mundo se ilumina

con la alegría que rebosa el alma, que parece,

no saber llorar…



Todas las cosas bellas

me hacen recordarte,

no lo puedo evitar.

Una canción se escapa

de su cárcel de silencio

y llega para tocarme

con sus manos leves de caridad.

De nada sirvió trabajar tanto

ni las cosas que conseguí ,

si no puedo contar entre mis posesiones

la paz asaz de tu sonreír.



Quisiera decirte

que detrás de ésta faz monstruosa

está el corazón que buscas,

y el pensar que nunca te olvidará;

quisiera decirte

que caminaría solo el mundo, otra vez,

si eres capaz de regalarme un soñar.



Quisiera decirte que detrás de mi silencio,

están en bandada

besos y te quieros aurorando

amor y felicidad;

que nunca más las noches serán tristes

si dejas el amor llegar...



Es lindo el momento

que sueño estar contigo;

la ciudad a las seis, rompe sus estructuras

y en sus venas de obsidiana

los motores hacen correr las llantas.

En un mar de luces y semáforos

mi corazón está contigo

y pienso que tal vez, en este momento,

un raro magnetismo haga que te detengas

y me fijes, un instante, en tu pensamiento.



Si en la vida

todo es lucha y sufrimiento

este acariciado minuto

en que voy contigo dichoso

nada me lo podrá arrebatar.



En la gracia forzada

del niño que sólo quiere agradar,

me veo;

tratando de agradarte.

Los 14 de febreros dibujaba

corazones en el suelo

para que otros pongan sus nombres

y me iba conmovido guardando en secreto el anhelo ,

que algún día, con alguien, lo escribiría también.



Las parejas son hermosas

en todo lo que hacen:

sus juegos, sus charlas, sus besos;

quizás tú puedas responderme

¿por qué las lámparas tienen largas aspas

cuando las pupilas están anegadas de llanto…?



Entre una hilera de carros

hay uno sólo que va con tu nombre

apretado en el pecho;

hay uno sólo que te tiene presente en cada sueño,

así la noche vaya cerrando para siempre

sus luces hórridas de realidad.



Sé que nunca me elegirás;

pero podrías en este instante reglarme

un destello de ilusión,

una sonrisa,

antes que todo se vuelva oscuridad.