feed

lunes, 10 de junio de 2013

Un día en la vida


Un día acuerdas

lo mucho que has amado.

Las diferentes bocas

y eventuales brazos.



Recuerdas que reíste

andando por un tiempo

que creíste eterno;

y que se fue como luz

que radia feliz,

pero que va oscureciendo.



Un día descubres

que la casa está sola

y que todas tus posesiones,

en cuya obtención

te fue la vida,

no hablan;

ni devuelven querencia

por toda una vida empeñada.



Y la mascota que te mira,

asomado al cristal

de su inconsciencia,

está tan preso como tú

rodeado de "todo"

en soledad dantesca;

sólo que ,

del paso impertérrito del tiempo,

no lo advierte ni  se da cuenta…



Sales a la puerta

y está hermosa la mañana;

como aquella vez

en que descubriste la vida;

y en la luz solar,

aquellas ansias

de reír y de soñar…!

ya atardecidas…



De pronto,

esa misma mañana de amigos,

torna a otra más lejana

con papá y mamá,

la familia…!



No recuerdas el auto,

ni la casa que has conseguido;

no recuerdas el dinero,

pero sí el sueño

que, después de tanto esfuerzo,

viste impotente destruido.



Un día acordarás que la vida

era una flama

que iluminaba todo de sonrisas;

pero que, al acercar hacia ella

“todo”,

se comenzó a apagar

sin prisa.



Verás una foto

y constatarás

que ya nada es igual;

vendrá, entonces, tu pareja

y reirá contigo

al ver cómo vestías y peinabas

¡finolis!

en aquella época.



Entender,

hacia el final de la vida,

que sólo el amor

es lo que queda...

y   ¡TENERLO...!

es calor precioso, de una hoguera,

en el último de los inviernos…!


12 comentarios:

sophie dijo...

recuerdos... me encantó ;) besos

Patty dijo...

Que bonito Drac, evocar tantos momentos.... recordaré tu último párrafo siempre... besos :D

Verónica dijo...

¡Hermoso! Drac.
La parte final, la más importante. Dónde realmente, nos hemos dado cuenta de lo que de verdad importa.
Bss

María dijo...

Si un día en la vida echando la vista atrás, sientes todo lo que has escrito excepto la última estrofa, creo que debe ser el día más triste de una vida, sentirás que la has malgastado entera...si estás abrazado a alguien como termina este precioso poema, es que nada de lo que le precede ha sucedido.



Un besito y gracias.

Francisca Quintana Vega dijo...

¡Y al que le quede esa hoguera...dichoso!...Sí, la vida pasa rápido...y no sabemos vivirla la mayoría. ¡Se ve tan pequeñito el icono de este blog en mi lista, que no lo veo jaja! Lo siento. Mi cordial saludo.

MAJECARMU dijo...

Un balance de vida,donde lo material se esfuma en el recuerdo para dar paso a lo esencial,al sentimiento y al calor humano...Todos aprendemos y aunque parezca tarde,la vida nos ofrece nuevas oportunidades para completar el poema con nuevas estrofas de amor...
Mi gratitud por compartir y mi abrazo siempre,Drac.
Feliz semana, que empieza,amigo.
M.Jesús

Amig@mi@ dijo...

Lo bueno Drac, es que disponemos de ese mecanismo, los recuerdos, para atesorar momentos...
Abrazos

Narci M. Ventanas dijo...

Lo importante es que al final aprendemos a quedarnos con la verdadera esencia de la vida.

Buena reflexión.

Besos

Katy Sánchez dijo...

Solo el amor es lo que queda y los que embellece nuestros recuerdos. Has descrito maravillosamente el rio de la vida.
Un día nos damos cuenta....
Mil gracias por pasar y dejarme ese comentario tan bello y por compartir tu infancia. He visto el vídeo de Barranco y me ha recordado en parte mi infancia que transcurrió en calles parecidas y plaza parecidas en Venezuela.
Bss y buena semana

Meulen dijo...

Lo realmente bueno
y valioso para quien ha sabido amar
es lo que se debe conservar y que permanezca vivo no?

es lo ideal que nos nutramos de esos momentos inolvidables
saludos!

Rembrandt dijo...

Has hecho un recorrido de lo que mas o menos puede ser la vida de cada uno y has dejado para el final lo más importante. Es muy hermoso este Poema Drac!

Abrazos y buen comienzo de semana amigo.
REM

Tania Medina S. dijo...

Que cierto lo que dices. Uno es esclavo de lo que tiene y al final lo valioso es gratis y lo que en verdad importa es el amor. Bello poema! Besos***