feed

lunes, 27 de agosto de 2012

Réquiem

Recuerdo que olvidé
lo que me hacía reír.
Y cuando aquello, ahora,
me acerca su olor,
su fiesta de color...
se me va la vida en recordar.

Desgranadas cuentas de un rosario
se van en fila en la noche silencia.
Infinitas luces
van trazando caminos que se perderán.
¿A dónde irán?

No hay forma de acercarme al fuego
por morir tratando de amar;
tampoco alejarme de la flama
un poco más.

Es curioso el amor
cuando una guillotina
parte en dos una manzana.
Entre sus dos partes cercenadas
hay un dolor amado
que clama por su otra mitad…

¡Oh, mirarte abisal
sintiendo en mi pecho
dos manzanas llorosas
y cercenadas…!

La porción de tierra que me ama
no quiere que me vaya;
pero la muerte,
aduciendo ser vida, me llama
a través de la abismal distancia;
reclamando ser ella
tiende hacia mí
sus lúgubres misterios;
y, mientras acelero,
me doy cuenta que no es distancia,
sino tiempo de ayer
irrecuperable de recuerdos.

La foto del muchacho muerto
que arrojaron desde un auto en marcha,
tiene la posición de mis manos al dormir.
La foto de aquel muchacho muerto
tal vez sea la única foto de mí.

29 comentarios:

Marisa dijo...

Un requiem en bellos versos
para esta mañana del lunes.
Tocaré madera.

Un beso

Neogéminis dijo...

Conmovedor. La figura de la manzana truncada e incompleta logra emocionar.

Un abrazo

Katy dijo...

Magnífico. Me ha gustado mucho aunque las tristezas no me van nada, ya trae la vida consigo muchas.
El simbolismo de lo dual, la otra mitad... todo encaja a la perfección.
Un abrazo

ReltiH dijo...

MUY DESOLADOR CIERRE.
UN ABRAZO

Natàlia Tàrraco dijo...

Horas antes de desconectarme por motivos de viaje, me acerco a tus palabras con la curiosidad abierta de siempre. No me defraudas, tampoco estabas obligado a complacerme.
"pero la muerte,
aduciendo ser vida, me llama
a través de la abismal distancia"´
es verdad la muerte, la de ese muchacho, en ella estamos todos muertos antes de tiempo, y en cada una de tus palabras una sensación a la espera de lo inevitable, resistiéndose, porque contraria a la vida y a nosotros es la muerte, cuando ella se presenta, nosotros no estamos.
Besito camino del monte, añorada de mar ancha.

Candela dijo...

Drac , gran poema . Verso a verso relata una realidad.
Feliz día

Cantares dijo...

Uys! que tema
Estupenda poesía, me tocó el alma
Besos

Verónica C. dijo...

Impresionante réquiem que me eleva en esta noche donde las sombras son afiladas y demasiado alargadas.

Hermoso, y tan certero...

Besos

Pluma Roja dijo...

Todos los Rquiem son tristes, me dolió tanto el inconcluso de Mozart no dejo de relacionar tu rquiem con el de él.

Profundo poema.

Saludos.

Citu dijo...

Impactante poema como todos los tuyos. Un beso y te deseo una buena semana

Meulen dijo...

Bien contado este paso que nos pone sus celadas cuando menos lo pensamos ...ella va de la mano
lo importante es que nunca nos preparamos para ese paso...

saludos!

Patty dijo...

Wow!!! bien fuerte Drac pero a mi dentro del contexto me ha parecido muy real, triste también..... muy bueno ...un abrazo con cariño para ti :**

la MaLquEridA dijo...

Muy fuerte, me ha puesto triste.


:'(

GABU dijo...

Tod@s tenemos nuestro propio réquiem,solo que no lo exteriorizamos,a ver si se nos hace realidad!!! :S

P.D.:Tus palabras tienen una profundidad de alma...

BESOS DE CULTO :)

pluvisca dijo...

Sntirse asi es como si nos atravesaran el alama con un cuchillo...

Besos

Ana dijo...

Hola Drac. Parece ser que un manto de tristeza cubre nuestros blogs ultimamente...
Requiem. Hermoso poema. Es terrible olvidar aquello que nos hacía reir. Muchos recuerdos hermosos se van con aquellos muy dolorosos que intentamos olvidar.

Un abrazo!

Franziska dijo...

En tu poema hay algunas preguntas sin respuesta y también alguna respuesta sin pregunta. Tiene el fondo de una tristeza hecha a base de presentimientos oscuros, como la mención de la mano del muchacho muerto, que es inquietante.

Perdona si no he entendido nada porque yo sé muy bien con que frecuencia pasa eso.

Dejaste una mención a la vejez en mi blog y mi respuesta es: la vejez ni es buena ni mala, es un momento de la vida que no conviene menospreciar porque aún estás vivo y mientras tengas vida tú eres el responsable de cómo la vives. Todos los sentimientos te acompañan pero hay una paz que se deriva de que ya te has demostrado como un ser capaz de amar, trabajar, ver tus hijos crecer como individuos decentes y un largo reglón de intereses. Lo único que lamento en mi vejez es ya el poco tiempo que me queda para adquirir conocimientos cuando me hay aún tantas cosas que aprender.

Lo siento pero esta opinión ha quedado muy larga, ancha y poco profunda. Saludos cordiales de Franziska

Susana Peiró dijo...

Fuiste profundo y lejos a buscar este poema, amigo. Llegaste al fondo, oliste la muerte, enfrentaste los lúgubres misterios y regresaste para regalarnos este Requiem. Mi abrazo, muchas gracias por la publicación.

Rebecca dijo...

hola Drac,
si comparo tu poema con los escritos políticos del blog tuyo "El Abrazo de Almanzor" comprendo la tristeza que te embarga en tu poema. Muy profundo y emotivo poema.

Se te va la vida en recordar?
no amigo!
vives recordando!.
Los agnos no pasan por pasar
Pero no te vas
aunque la muerte te llame!




un abrazo fuerte^^

Amig@mi@ dijo...

A veces morimos en vida, eso es inevitable, pero lo bueno es saberlo y dejar pasar el mal momento lo más rápido posible. Aférrate a esos recuerdos que no quieres que se pierdan, que recordar es vivir dos veces.
Un abrazo

MORGANA dijo...

Un poema desgarrador y magistral,como todo lo que escribes.
Besos de luz.

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* © dijo...

Siempre una agradable sensación el visitar tu rincón y pasearme por tus escritos.

Abrazos de luz.

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Poema de tristeza y sufrimiento. Sentirse muerto es una desdicha

Gaia dijo...

volvieron engancharme nuevamente tus palabras aunque esta vez me transmitieron un poco de tristeza. Por mucho que digamos nunca nos es grato hablar de la muerte, por mucho que la asimilemos...

Un fuerte abrazo.

Rochies dijo...

tu imagen de la manzana me condujo a un ensayo sobre el amor de Ibn Hazm, que justamente habla de aquella unión anterior que luego y sólo si el azar lo permite, durante esta existencia halla la mitad perdida. Y la comunión que ello significa. Gracias entonces por permitirme recordarlo. Un abrazo.

Phoebe dijo...

Cuando empiezas a olvidar lo que te hacía reír todo está perdido. Sin embargo, esa es una nostálgica y dulce manera de poder dedicarte un réquiem.
besos,

Lichazul dijo...

muy buen trabajo poético, la voz hablante traspasa su congoja a través de las imágenes plasmadas
felicitaciones
buena jornada

Francisca Quintana Vega dijo...

Unas metáforas muy buenas como vehículo de un mensaje triste. Mi cordial saludo.

Rembrandt dijo...

Impresionante tu poema, me ha dejado reflexionando y triste a la vez.
Hay cosas a las que uno no puede/debe resignarse.

Abrazos
REM