feed

lunes, 15 de julio de 2013

Ludo



Subo a palpar la paz

desde mi sordo infierno;

deténgome circular

en mi cuello.



Con languidez triste contemplo

cómo, al subir y  bajar,

nunca te encuentro.



Apriétome pletórico,

de amor repleto;

hasta encontrar en ristre el placer

de estar contigo…

sin que estés.



Una gota de rocío ya sublima

el brioso botón.

Salobre y dulce soledad

de mi hondo encierro;

quejas y suspiros huyen

apenas del silencio.



Con esfuerzo poco

alcanzo el porvenir;

el caudal en su marcha contengo.

Con esfuerzo poco ¡zozobro vida!

infringiéndome morir…!



Me ufano de ver crecida

y maciza y fuerte mi recia adultez.

¡Un puente que me libre

de este tierno ramalazo!

¡ardo en sopores!

¡salacidades vanas!

me incendio de espejismos tantos

como dolores fatuos,

me urgen caricias tramontanas

que azoguen mi acrecentada sed…!



Por éste puente voy…

y vengo,

llevando a mi infierno,

paz,

tu palidez de luna;

tu mirar detenido en mis pupilas

y clavado en la lengua

el buen hacer del nicho palpitante

en tu carnal geografía de mujer…!



¡Por este puente ya corro…!

desesperado;

oliendo en el aire

tu jardín de olores exquisitos.

Feliz y triste,

melancólico.

Frenético,

¡ya corro!

¡Oh, siento llegar hasta mí el viento!

la paz que estalla fuera

llenándome de universo…!



Ya mi cenit

alcanza tu nadir profundo;

¿dónde tus dunas…?

tu boca que reciba lasciva

mi lluvia rota de deseos?



¡Sé mi estandarte de amor

engarzada al grosor de mi madero…!



¡ Ay,

cómo halagaría a esta hora

cada uno de tus lamentos!

y cual me darías a probar

la espuma de placer que rebosa

la orilla blanda de tus sueños.



¡DÁMELA AHORA!



¡Me aúpo a su crin!

aprisiono con ternura cruel

el hoy sin ningún futuro;

y acariciando el ayer,

derrito en briosas mieles

mi propio ser!



A galope,

ya subo… y bajo…

¡enérgico…!

buscando en mi dulce culpa

escanciar toda mi sed.



¡Pulo con denuedo mi bajel

presagiando en mi insondable noche,

tu bahía,

¡tus ayes hondos de mujer!



Encontrarte

al fondo de mi vahído,

¡pronto!

tus manos enjugando

lo tuyo mío

intemperante y ebria

de encharcado placerrrr….!



12 comentarios:

gla. dijo...

Me gustó mucho
Lo leí lentamente...atentamente
Para entenderlo
Lo logré y me gustó mas
Un beso
Un saludo

Citu dijo...

Hermoso poema me hizo reflexionar.

40añera dijo...

Me encanta!!!

Un beso

Barbara dijo...

Me ha encantado y me ha hecho pensar.
Antes era bombasdecristal.blogspot.com pero Google no me devuelve el blog. Ahora estoy en http://cristalesefimeros.blogspot.com.es/ te sigo aquí también!

Besos

Patty dijo...

Un poema bastante expreso Drac, me hustó mucho :) besos

Katy Sánchez dijo...

Hmmmm, un poco atrevido, pero escrito con mucho tacto... Me ha gustado-
Un abrazo

Meulen dijo...

A veces el sentir va por las lindes del placer de la sal y d e la soledad donde es compañera la vida...
el amor siempre tiene sus razones de ser dulces y amargas...

pero todo al fin es uno solo el sentimiento...que no siempre es fácil de arrancar.

saludos!

Rembrandt dijo...

Querido amigo, leí y releí tu poema por momentos tierno, sensual, erótico, profundo ... lo tiene todo ha sido un disfrute, me ha encantado un verdadero placer.

Abrazos y buen finde para vos.
REM

AMBAR dijo...

Hola amigo, hacía tiempo que no pasaba, ni tú, pasas, nos hemos distanciado un tanto.
Al llegar a tu espacio me encuentro con el amor, a pedazos. Tierno en unos, otros profundo, por partes sensual, pero en todo, esa mezcla que es el placer-búsqueda-sufrimiento, y todo, en un mismo sentimiento de amor.
Un abrazo
Ambar

MAJECARMU dijo...

Drac,te agradezco tu visita y me alegra volver a tu espacio, donde profundizas en esa soledad humana, que busca incansable el amor del cuerpo y del alma...Mi felicitación por todos los matices,que aportan tus letras,desde la perspectiva lejana hasta el encuentro glorioso, que une y place...Una maravilla cómo avanzas lentamente hasta conseguir el clímax final.
Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre,poeta y amigo.
M.Jesús

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Ojalá desde el infierno todos pudiéramos alcanzar la paz

Narci M. Ventanas dijo...

Es tu inspiración como manantial que nunca se agota y siempre nos regala con el murmullo implacable del chorro de tus versos saciando la sed del alma.
Besos